Home / Artículos / Regalar un ciclamen







El ciclamen (nombre científico Cyclamen Persicum L.), conocido también como violeta persa o violeta de los Alpes, es una de las flores de invierno más populares de Europa (en esta estación son pocas las flores que florecen). En Grecia incluso se ha adoptado como flor nacional. En invierno es muy fácil verlo en los balcones de las casas. El frío del invierno estimula su crecimiento y su floración.
El nombre ciclamen procede del idioma griego Kyclos y Minos, cuyo significado es receptáculo circular. Esta palabra quiere indicar la redondez del tallo que sostiene la cápsula donde están las semillas.

 

En el lenguaje de las flores, el ciclamen puede tener significados positivos pero también negativos.
Si hablamos de significados positivos, el ciclamen es conocido como la flor de los sentimientos duraderos. Simboliza una afección sincera. Su tubérculo permite a la planta una gran resistencia en las condiciones más difíciles, quizás por eso se considera como la flor del amor profundo.
También puede significar tímida esperanza.
El ciclamen blanco puede simbolizar la pureza.
En Japón el ciclamen es la flor sagrada del amor.

 


El significado negativo del ciclamen se refiere a la desconfianza. Puede ser por el hecho que el tubércolo es venenoso para el hombre (contiene una sustancia tóxica llamada Cliclamina).
Por último una curiosidad: el ciclamen era una de las flores preferidas de Leonardo da Vinci.

 

Ahora bien, si te regalan un ciclamen, es importante tener unos cuidados básicos para poderlo conservar lo mejor posible. Antes de todo tienes que saber que es una flor muy sensible a los hongos y al exceso de agua y necesita de tierra ácida y humífera además de una posición luminosa (sin sol directo). De hecho se pudre con demasiado agua. Si quieres darle agua pon la maceta en cima de un plato con agua; el ciclamen absorbe el agua que necesita y al rato (10-15 minutos) le quitas el plato con el agua que ha sobrado. Con darle agua un par de veces a la semana bastará. Nunca hay que regar el ciclamen desde arriba.
Siendo una flor de invierno, el ciclamen necesita fresco, más bien frío (por eso lo encontramos en los balcones de las casas).
Si queremos tener esta flor en la casa es importante mantener una temperatura de máximo 20ºC y una cierta humedad sin usar pulverizadores de agua directamente en la flor o en las hojas (que causarían la formación de hongos). Si notamos alguna hoja amarilla significa que hay hongos (género Phyllostica) y se la debemos quitar cuanto antes, además de aplicar fungicidas e insecticidas.
Cuando el ciclamen pierde las hojas y las flores podemos conservar el bulbo en una maceta puesta en una zona sombría y darle algún esporádico riego con el fin de llegar a la siguiente temporada. Esta flor puede durar años.

 

El ciclamen pertenece a la familia de las primuláceas, que tiene más de 20 variedades, pero como dijimos anteriormente, la más difundida es la Cyclamen Persicum que podemos encontrar de diferentes colores: rosas, blancas, rojas… Otra variedad muy conocida es el Ciclamen Cilicium, que tiene una tonalidad magenta en la parte inferior.

 

 

También existen el ciclamen artificial para decorar ambientes, locales, balcones… Un ciclamen artificial no necesitará de agua ni tendremos que preocuparnos por los hongos y enfermedades.
 


Expresa tu opinión sobre el artículo "Regalar un ciclamen" con un voto: 















 
Regalarflores.net